Ambos entregaron sus respectivos descargos a "El Mercurio":
Las dispares versiones de la riña entre Francisco Javier Errázuriz y uno de sus empleados

Mientras el empresario asegura que fue agredido, incluso, con arma blanca por el técnico agrícola Samuel Vázquez, éste niega haber golpeado al ex senador. En tanto, Errázuriz terminó internado en el Hospital Clínico de la Universidad Católica, y Vázquez asegura temer represalias en contra de su familia.  

Equipo Economía y Negocios 

Las secuelas del terremoto no han sido la única preocupación de los trabajadores del fundo "La Esperanza". El predio, ubicado en Marchigüe, Sexta Región, es de propiedad del empresario y ex senador Francisco Javier Errázuriz, y el viernes recién pasado fue escenario de una pelea entre su dueño y Samuel Vázquez Díaz (38) -técnico agrícola y uno de sus trabajadores de confianza-, tras la cual ambos terminaron lesionados.

El empresario interpuso una denuncia por amenazas con arma blanca en la fiscalía de Santa Cruz. Sin embargo, esta acción legal fue desestimada por Vázquez, quien un par de horas después de lo sucedido se entregó a Carabineros en la Tenencia de Marchigüe. Fue trasladado a Pichilemu en la noche del sábado 6, y tras su audiencia de control de detención, fue dejado en libertad sin medidas cautelares.

Errázuriz terminó internado en el Hospital Clínico de la Universidad Católica, donde estuvo en observación hasta el día siguiente. Se le prescribió descanso, pero el empresario decidió volver a su trabajo ayer.

La versión de Errázuriz

Según lo que el empresario relató a "El Mercurio", mientras se trasladaba al fundo "El Aumento", en sentido contrario apareció una camioneta también propiedad del empresario. En ella iba Samuel Vázquez. "Le pregunté a dónde iba y me dijo 'me voy, porque acá me cabrié. Vivo como perro cuidando las casas para que no me roben todo de noche. Mi casa está toda terremoteada'", asegura Errazúriz.

El ex parlamentario le dijo, a su vez, que su casa también había sufrido las inclemencias del terremoto y que nadie lo obligaba a quedarse, situación que habría provocado el conflicto. "Seguí mi viaje y unos nueve kilómetros más allá intenté cruzar en la Terrano por una quebrada, para llegar al lado del tranque que estaba totalmente colapsado. Me metí y no podía salir para el otro lado, entonces eché marcha atrás y me estrellé con un vehículo que iba manejando Samuel Vázquez, el mismo que me había dicho que se iba. Estaba bloqueándome y lo choqué entre puerta y puerta", asegura Errázuriz.

"Me bajé y me encontré con un gallo con cuchillo en mano que dijo: 'Aquí te pille c. de tu m., jutre de mierda. Te voy a matar, ricachón hijo de p.' y con todos los garabatos típicos de estos gallos. Entonces, el huaso que iba conmigo lo trató de sujetar y él le pegó un puro cuchillazo que no lo agarró, por suerte, y este tipo no se atrevió a meterse. El gallo se tiró contra mí, porque al que quería matar era a mí. Se me vino encima con el cuchillo y decía 'a lo más, lo que me van a dar es una pena remitida y voy a tener que estar firmando, y me importa una hueá (sic) estar firmando. Te mato aquí mismo'. Estaba absolutamente fuera de sí".

El ex parlamentario asegura que sí fue agredido por Vázquez, incluso con arma blanca. "Le sujeté con las dos manos el brazo para que no clavara el cuchillo... Yo veía al cuchillo arriba de mi cara, de mis ojos, de mi pecho, y yo decía 'éste me va a matar... qué horror'. Entonces, como yo no me soltaba del brazo de él, y él no podía cambiar de mano el cuchillo, con la otra mano me pegó un empujón y yo salté para atrás, me caí, llegué a parar las patas, me golpeé la nuca y tal vez perdí el conocimiento unos segundos (...) Rodé, y antes de levantarme, me patió arriba de las costillas."

Fue en ese momento cuando el ex senador cuenta que llegaron el gerente de las viñas y otros trabajadores del fundo, que, según Errázuriz, sujetaron a Vázquez, circunstancia que le permitió al empresario subir al auto nuevamente. Desde allí, cuenta, llamó a Carabineros para avisar de la situación.

Errázuriz señala que en su auto se dirigió hasta las ex oficinas del fundo, donde fue atendido por un paramédico. "Me sentía muy mal, igual que como me sentía cuando me dio el infarto. Además, me dolían mucho las costillas, las piernas y la cabeza". Luego de eso, según él, fue trasladado al Hospital Clínico de la UC.

Errázuriz, incluso, señala que no conocía a Vázquez. "Yo nunca había cruzado palabra con él; no le conocía ni el nombre. Tengo alrededor de mil personas trabajando, y éste es un pato malo; creo que estaba drogado. Yo tengo abogados redactando una querella criminal contra este hombre y contra el fiscal Osvaldo Torres, porque no presentó los antecedentes del parte número 50 de Carabineros del día 5 de marzo, que se lo entregaron personalmente. El fiscal no lo entregó ni al juez ni a nadie. Hablé con el fiscal regional Roberto Díaz Quintanilla, y le presenté mi reclamo formal, y ya lo reemplazó por Mauricio Maturana, quien ya me pidió que le diera a conocer los hechos. El fiscal regional me dijo que iba a investigar a fondo porque no se entregaron los antecedentes al juez, y me dijo que le iba a dejar protección a los testigos".

La versión de Vázquez

Una versión totalmente distinta tiene Vázquez, jefe de uno de los viñedos de Errázuriz. Según él, este altercado se inició a eso de las dos y media de la tarde, cuando se dirigía a su hora de colación en una camioneta del fundo. Ahí se encontró con el empresario en su jeep , quien estaba viviendo en la casa del fundo desde antes del terremoto.

Según su relato, cuando le dijo que se iba a comer algo, el empresario reaccionó agresivamente y lo increpó con garabatos. "Me dijo que deje la camioneta en la oficina y que me fuera a la mierda. Y le contesté que pensaba irme al día siguiente, que me había salido un trabajo".

Entonces, prosigue, Errázuriz le dijo que no le pensaba pagar el sueldo correspondiente a febrero, porque lo iba a responsabilizar por el daño a unas maquinarias. "Siempre inventa cualquier cosa para no pagarle a la gente y los echa sin ningún peso", afirma Vázquez, quien agrega que trató de arreglar la situación. "Me doy la vuelta y lo sigo, para buscarle la buena, porque eso le gusta a él, que uno se humille y ahí da el brazo a torcer. Lo seguí dentro del fundo y en una curva se paró. Salí de la camioneta para hablarle en la ventana del jeep . Pero ahí pone marcha atrás y le pegó un topón a la camioneta y me apretó un brazo. Me caí al suelo, él se bajó, me insultó, me saca la madre, y me dijo mil garabatos. Me dio mucha rabia y lo insulté de una manera que nunca nadie lo había insultado", narra Vázquez.

"Le dije todo lo que he visto. Que es un ladrón, sinvergüenza, estafador, que le hace cualquier barbaridad a la gente y uno mira resignado, porque uno es de él, toda esa zona es de él. Tiene comprado en Pichilemu a la inspección del trabajo, compra a los abogados, compra todo. Así como él me iba insultando yo lo insultaba más".

Vázquez reconoce que él fue muy agresivo verbalmente; sin embargo, niega haberle pegado a Errázuriz. "Yo no sé qué le pasó en el terremoto, pero andaba jodido de un brazo. Yo supongo que por ahí le buscaron algo. Pero yo no lo toqué porque yo sabía que si uno toca a una persona, sale mal... A una persona de 70 y tantos años... Yo sé lo que significa todo eso", declara.

Cuando uno de los testigos los intentó separar, Vázquez declara que el empresario se tiró al suelo y se puso la mano en el pecho. Luego se paró y siguió insultándolo. "Ahí me dijo que me iba a matar, que me iba a secar en la cárcel".

Vázquez cuenta que su jefe lo ayudó a salir del fundo tras la pelea. Lo dejó en el campo colindante de propiedad de Agrosuper, en el sector de San José de Marchigüe. Luego le avisaron que Francisco Javier Errázuriz hijo lo había salido a buscar con dos camionetas con hombres armados y un helicóptero. "Me escondía en los matorrales y sentía el helicóptero que pasaba (...) Es lo más traumante que he vivido en mi vida. No se lo doy a nadie que a uno lo anden persiguiendo para matarlo".

Con ayuda de trabajadores de Agrosuper, señala, llegó a la Tenencia de Peralillo, donde no le quisieron dar protección por estar fuera de su jurisdicción, así que volvió a dedo a Marchigüe y se fue a entregar a la Tenencia.

Ayer, Vázquez dejó Marchigüe y, según él, está escondido, porque dice temer por su integridad. "Me llamaron harto del fundo, jefes, compañeros de trabajo y me han dicho que tenga cuidado, que me andan buscando, que estoy cargado. Todos tienen miedo de hablar también", dice. Su deseo de hacer pública su versión de los hechos responde a que espera que la investigación por el caso, que se realizará en los próximos 30 días, se haga con justicia.

Por instrucción del fiscal de Santa Cruz, Vázquez y su esposa, Janet Caro, quien también trabajaba en La Esperanza, presentaron una denuncia por apropiación indebida, porque tras el incidente una empleada de Errázuriz habría sacado los enseres y las pertenencias de la familia de la casa que ocupaban en el fundo.

En la tarde de ayer, según autoridades de la zona, Carabineros dio con el paradero de las pertenencias de los Vázquez Caro, en un matadero de Marchigüe, que pertenece al empresario.

Errázuriz responde: "Un camión del fundo pasó por todas las casas del fundo después del terremoto, pasando a buscar todas las cosas para llevarlas al matadero de Marchigüe. Y ahí se depositaron las cosas con cuidadores para que nadie robara nada".


 Otras críticas de Errázuriz

"Les recomiendo a todos los chilenos andar armado. Yo tengo permiso para andar con arma desde que soy senador y lo he renovado. No me voy a exponer a un pato malo, porque con este ejemplo se acabó la autoridad", dice Errázuriz.

El ex parlamentario asegura en entrevista con "El Mercurio": "Quiero hablar contra la justicia y contra la ley que ha prostituido a este país y a nuestra juventud. Esta ley que hizo el ignorante de Bates, integrante de la Corte Suprema, y por la Soledad Alvear. Entre los dos juntos hicieron esta ley que es una porquería. La primera cosa que tiene que hacer Piñera es cambiar esta ley. Los ciudadanos no tienen protección y los criminales sí tienen".

Y continúa: "Creo que hay que reemplazar a la Corte Suprema, porque ha sido electa y me consta como senador, por un acuerdo político entre la derecha y la Concertación, donde cada uno manda al de sus filas".



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<b>Samuel Vázquez</b>, técnico agrícola.<br/>
Samuel Vázquez, técnico agrícola.

Foto:CHRISTIAN ZÚÑIGA

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   El Tiempo
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Puzzle
   Imagen portada
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
Versión Digital

Ver versión animada
  • Revistas
    El Mercurio
  • Domingo
    La ruta musical de Chicago.
    Alternativas  Académicas Ediciones Especiales